Superdotación en adultos

¿Cuántas veces hemos leído sobre el tema superdotación? Supongo que infinidad de ellas y, casi sin excepción, con las mismas palabras, de forma reiterativa, los mismos argumentos, las mismas características y, sobre todo, con un factor común: la infancia. Hay niños superdotados en el amplio sentido de la palabra, no seamos cortos de miras, pero éstos, que en su mayoría pasan desapercibidos, un día se convierten en adultos y pagan por ese trayecto inadvertido. Despreciar la capacidad de un niño es inaceptable, olvidar la de un adulto es despreciable. Viene bien utilizar la sabiduría del refranero: “de aquellos barros vienen estos lodos”. Por supuesto hay que solucionar el problema evitando un trascurso por la niñez en que las emociones, la creatividad, la inteligencia en general, tengan que estar protegidas por botas de pocero, pero ¿qué ocurre con las muchas generaciones que chapotean cubiertas por el barrizal? Sencillamente no se sabe. Al parecer a nadie le importa que los divanes de los terapeutas rebosen de ellos. No es algo ni que se estudie ni que merezca atención.

Cuando en muy raras ocasiones un adulto me pregunta sobre sí mismo, primero me produce una sensación de alegría ¡alguien se cuestiona un por qué!, para dejar paso inmediatamente a otra de total ineptitud. ¿Hay que hablar de conceptos tan manidos como los padres, la escuela, la evolución? Para quien escribe o marca el número de teléfono todo eso no le interesa, quiere “el aquí y el ahora”. Precisa saber el motivo de su profunda insatisfacción laboral. El porqué de sentirse zancadilleado constantemente por una jerarquía superior que, para él, es inepta. Qué sentido tiene poner un tesón, al fin y al cabo innato, en su obra cuando no va a conseguir nada con ello. Por qué se produce una incomunicación relacional.

Vivimos en una sociedad en que el éxito y el fracaso son auténticos tiranos, todos estamos de una forma u otra a su sombra, y para los superdotados son los peores enemigos imaginables. Quienes triunfan son encumbrados, incluso reconocidos como cerebros, pero la inmensa mayoría no es así, me atrevería a decir que muy al contrario, la necesidad de crear, de que el entorno evolucione y evolucionar con él, de volcar un potencial, que incluso se ignora pero en cierta manera se intuye, hacia un fin, son quimeras que han aprendido a silenciar para no sentir el rechazo o el desdén de su entorno. No se evoluciona de adulto con la rapidez de los niños, pero se produce y la experiencia va minando las características de la persona hasta conseguir, en muchos casos, un menosprecio hacia sí mismos que no deja de ser más que el reflejo que les muestra el entorno.

Ser un adulto superdotado es, cuando menos, duro, máxime porque la sensibilidad también es más alta y con ella el grado de sufrimiento. Vivimos en una sociedad que adora al “listillo” mediocre y desprecia, marginándolo, a quien tiene mucho que dar. Ignoro si somos ciegos o idiotas. Lo que sé, sin lugar a dudas, es que descubrir el motivo de todo ello, detectar la alta capacidad, ayuda y mucho a comprender y comprenderse. Hay que dejar atrás los temores a ser, realmente, distintos y crecer como personas con ello. Hay organizaciones que ayudan, pocas, pero Inteligencia y Vida es una. No promuevo el asociacionismo por mucho que creo en él, no es el momento, pero sí lo es para animar a no cerrar los ojos y aceptarse con todas las consecuencias.

José Luis Freire

About these ads

Publicado el marzo 1, 2013 en Adultos, Alta capacidad y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 261 seguidores

%d personas les gusta esto: