Bienvenidos

La Asociación Inteligencia y Vida tiene un fin: impulsar la alta capacidad o “superdotación” en cualquier edad y considerando la totalidad de las inteligencias,  ayudar y compartir experiencias, conocimientos y dudas con personas de estas características.

Lee el resto de esta entrada

Las dificultades de la superdotación

Como principal dificultad, la superdotación se enfrenta al hecho de que es un fenómeno poco o nada conocido, incluso entre los profesionales de la psicología, de la medicina, y hasta de la educación. Este desconocimiento, además de fomentar el mantenimiento de creencias populares equivocadas, provoca errores de apreciación, tanto en la identificación de las altas capacidades como en la asociación incorrecta de diversas patologías a las características habituales y normales dentro de este colectivo.

Las personas con sobredotación no son, evidentemente, todas iguales, de la misma manera que todos somos diferentes, pero hay una serie de comportamientos que es habitual encontrar entre la población superdotada que no suelen darse entre la población general. Como son comportamientos no habituales para la mayoría de las personas, pueden parecer anormales o patológicos y llevar a valoraciones equivocadas cuando, en realidad, dentro del colectivo con altas capacidades no son ni patológicos ni anormales. Para evitar errores diagnósticos y tratamientos inapropiados es importante identificar a estas personas, conocer las características y comportamientos que se pueden considerar normales dentro de la sobredotación y tener presente que la condición de sobredotación es una variable que juega un papel muy importante durante toda la intervención, incluido el tratamiento si éste es necesario, por lo que su influencia en el proceso no se debería nunca obviar.

Sólo a modo de muestra, a continuación se exponen en una tabla algunas de las características que se pueden dar en esta población y las dificultades que se pueden asociar a ellas, aunque es muy importante entender que estas dificultades no surgen de la sobredotación en sí misma, sino de su interacción con el entorno: La sobredotación no es un problema, sino una característica diferenciadora a la que el entorno debería adaptarse, adaptación especialmente decisiva durante las etapas de la infancia y la adolescencia, fundamentales en la construcción y desarrollo del ser humano.

Características frecuentes: Posibles dificultades:
  • alta sensibilidad, física y emocional
  • alto nivel de energía
  • gran necesidad de estimulación
  • gran curiosidad
  • intensidad emocional
  • intereses inusuales
  • originalidad, creatividad, productividad
  • gran imaginación
  • necesidad de entender
  • gran capacidad de aprendizaje
  • memoria excepcional
  • gran capacidad de concentración
  • iniciativa, independencia
  • capacidad de liderazgo

  • niveles de actividad excesivos o poco adaptativos
  • sensibilidad física excesiva
  • susceptibilidad excesiva
  • humor exagerado, con cambios frecuentes
  • preocupaciones, ansiedad
  • miedos
  • facilidad para distraerse en clase
  • problemas con la autoridad
  • bajo rendimiento escolar
  • problemas de relación
  • poca adaptabilidad
  • impaciencia
  • indecisión
  • perfeccionismo
  • obstinación, rigidez excesiva
  • aislamiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entonces, ¿qué hacer cuando hay sospechas de sobredotación? Lo recomendable es pedir la ayuda y la orientación necesarias, en una asociación y un profesional especializado si es el caso, para poder hacer de la sobredotación lo que realmente es: un don.

Cristina García

Psicóloga sanitaria, COPC nº 20.586
Especializada en altas capacidades
Colaboradora en Asociación Inteligencia y Vida

Artículos sobre la heredabilidad de la inteligencia

“(…) para los investigadores en biomedicina, los gemelos ofrecen una oportunidad de oro para identificar qué rasgos están determinados por nuestros genes y cuáles por el ambiente, es decir, para distinguir entre la in­­fluencia de la herencia y la del entorno. Como los gemelos idénticos (o monocigóticos) proceden de un único óvulo fecundado que se ha dividido en dos, comparten prácticamente el mismo código genético. Cualquier diferencia entre ellos (por ejemplo, una piel de aspecto más joven) tiene que estar causada por factores ambientales (por ejemplo, menos tiempo de exposición al sol)”.

Según algunos estudios, la variación en CI se explica en un 75% por causas genéticas. Lo podéis leer en el siguiente enlace: Una cosa o dos sobre gemelos, de National Geographic

Otros estudios apuntan a una heredabilidad del 40%. Podéis leer un artículo al respecto aquí: Un estudio dice que hasta un 40% de la inteligencia es heredada

Desintegración positiva y sobre-excitabilidades: superdotación y conflicto

La intensidad, la concentración, la persistencia… son características que desde siempre se han reconocido como signos de una inteligencia superior. Los estudios actuales también indican que los niños y los adultos con alta inteligencia presentan tendencia a mostrar una intensidad innata en su forma de ser que se refleja en elevadas respuestas a los estímulos.

Esta gran intensidad y sensibilidad en el comportamiento de las personas superdotadas ha encontrado una explicación teórica en las sobre-excitabilidades desarrolladas por Kasimiez Dabrowski (1902-1980) en su teoría de la desintegración positiva.

Lee el resto de esta entrada

¿Por qué es importante detectar y ayudar a las personas de alta capacidad?

Hay muchos prejuicios sobre las personas de alta capacidad que resultan negativos, pero hay uno que destaca y es la idea de que bastante suerte tienen ya como para, encima, necesitar ayuda. Pero eso no es así. Y se puede refutar, por ejemplo, con la existencia de investigaciones que informan de que los alumnos con alta capacidad fracasan en la enseñanza obligatoria bastante más que el alumno medio, llegando incluso a un porcentaje de fracaso escolar del 50%, es decir, uno de cada dos fracasa, no termina los estudios. Esto significa, sin duda, que necesitan ayuda, y cualquier otra actitud al respecto es negar la evidencia. Lee el resto de esta entrada

TDAH: Implicaciones del diagnóstico

El TDAH está arrasando en la sociedad occidental, en nuestra sociedad. Muchos niños son diagnosticados de hiperactividad, impulsividad y/o falta de atención, todo reunido bajo las siglas TDAH. Además, ahora hay también un tipo nuevo, el SCT o tempo cognitivo lento, con lo que la “red de arrastre” que se utiliza para definir este diagnóstico se hace cada vez más difícil de sortear.

Pero ¿de qué hablamos al decir “TDAH”? Lee el resto de esta entrada

¿Qué se entiende por altas capacidades?

El término “alta capacidad” se emplea en educación formal para referirse a alumnos que, por su alto potencial intelectual, precisan de un apoyo educativo específico, sin el cual no pueden llegar al máximo desarrollo de sus capacidades personales, desarrollo al que aspira nuestro sistema educativo para todos sus alumnos.

En este sentido, altas capacidades hace referencia a unas capacidades excepcionales, en una o más áreas de conocimiento, o en una o más funciones cognitivas. Se debe remarcar especiamente el hecho de que son capacidadades, es decir, algo potencial, lo que quiere decir que no tiene porqué haber un rendimiento, un resultado visible. Además, esta capacidad tampoco tiene porqué reflejarse en el ámbito académico; hablamos de un potencial para el conocimiento, pero conocimientos hay muchos, y el académico es sólo uno de ellos.

Dentro de las altas capacidades debemos diferenciar entre talento y superdotación: Lee el resto de esta entrada

Combinación para el desastre emocional

Sobre el artículo publicado en el foro de la Asociación, cuyo nombre está en el asunto de esta entrada, tengo mucho interés en hacer público un matiz, porque pienso que las situaciones derivan hacia lugares poco convenientes por quienes escriben los artículos, nada que objetar a los compañeros/as que los publican haciendo una gran labor.

Queda claro que cuando se escribe sobre características, de una forma u otra, relacionadas con las altas capacidades lo hacen psicólogos en su mayor parte. Deberían realizarse estudios desde otras áreas que tuviesen una tendencia menor a encontrar patologías en todo lo que nos rodea. Y no digo con ello ni que se falsee, ni nada que se le parezca, sólo que hay una deformación profesional en la que se ve un riesgo en casi todo.

Un niño superdotado puede ser vulnerable pero no es “de mantequilla”. Se le otorgan una serie de capacidades y en cambio parece que se le nieguen factores defensivos. Ignoro si hay publicada alguna cosa al respecto, pero salvo prueba en contra parece lógico afirmar, o suponer, que cuando se poseen unas capacidades, como puede ser la empatía, también se generan unas defensas.

La educación puede hacer daño al niño. La sobre protección lo hace sea cual sea su nivel intelectivo y su edad. Y esto es inevitable, ocurre siempre, no es privativo de las altas capacidades. Realmente ¿se cree que el sistema emocional de un superdotado intelectual es tan frágil? Puede sufrir una típica disincronía pero poco más, y no tiene por qué ser así. En general, lo que daña defiende, está en la naturaleza y no somos monstruos salidos de algún lugar extraño, simplemente somos personas como cualquier otra, ni de mantequilla ni de hierro, personas. Y siempre, se intente hacer lo que sea, habrá daños en la educación, no hay padres perfectos porque no hay dos personas iguales, posiblemente es la grandeza que tenemos porque nos confiere las capacidades de defensa que necesitamos.

Con todo el respeto a los sesudos escritores de la psicología en la A.C., el “pobrecito superdotado” y similares no dejan de ser estupideces. Si tenemos capacidad sobrada para ser dañados, la tenemos de la misma forma para solventar el daño, el mecanismo que existe para todos pero, quizás, más acentuado.

José Luis Freire

Nacimiento y muerte de la superdotación

Esta entrada tiene la validez, si es que tiene alguna, de mi opinión personal, mi experiencia en el terreno de las inteligencias. Y tengo interés en hacerlo constar, no es la visión de Inteligencia y Vida, sino la mía.

No voy a contarles mi vida, tan sólo indicar que hace 35 años se me indicó un percentil superior al 99 en la universidad de psicología, en Madrid, y se ha refrendado dos veces en los últimos 17 años, a partir de los cuales comencé a preocuparme y estudiar lo que caía en mi mano sobre super/sobre/dotación, altas capacidades, talentos, genialidad, etc. Los primeros libros y artículos de entonces, aproximadamente cuando el tema comenzó a ser objeto de la moda en este país, eran de interés, considero que existía una preocupación real por el estudio de la problemática y casuística que, desde entonces, ha estado dirigida exclusivamente al ámbito infantil y escolar, grave error a mi parecer, y en un espacio de tiempo más o menos breve se agolparon las publicaciones en revistas, librerías y medios de comunicación.

Es el momento que indico como nacimiento de la superdotación, cuando dejamos de ser tontos o listos en dependencia directa y exclusiva de las puntuaciones escolares. De repente se abría la puerta a un concepto distinto, a una valoración en la que resultaba que aún los fracasos escolares podíamos tener una alta inteligencia. Es simultáneo o coincidente con las publicaciones de Gardner. Lee el resto de esta entrada

Superdotación y excepcionalidad emocional: Más allá del diagnóstico

Distinguir entre diferencia y trastorno: “Cuando la excepcionalidad de tu hijo es emocional: Más allá del diagnóstico psiquiátrico”. Enlace al artículo: 2e_emocional_pdf

Algunas preguntas… y sus respuestas

Me gustaría compartir una entrevista que han preparado unas alumnas de 4º de la ESO para su trabajo de final de curso (trabajo que decidieron hacer sobre la sobredotación ¡gracias!) y que he tenido la suerte de contestar.

1. Como psicóloga, ¿cuál es tu conocimiento sobre la superdotación? ¿lo has obtenido en la teoría o en la práctica? En el caso de que sea práctico, ¿nos podrías describir el caso?

Mi conocimiento es teórico y práctico, o quizá debería decir práctico y teórico, ya que primero aprendí de la experiencia personal y después me dediqué a estudiar. Lee el resto de esta entrada