Podríamos estar genéticamente preparados para castigar el mal

Un estudio de la universidad de Columbia llega la conclusión de que, al menos, desde los 8 meses los seres humanos estamos preparados para detectar conductas antisociales

Según estudios realizados por la Profesora, Kiley Hamlin del departamento de psicología de la universidad de Columbia en colaboración con la universidad de Yale y Temple, desde muy pequeños estamos preparados para sobrevivir en sociedad.

A esa conclusión se llegó después de analizar el comportamiento de unos 200 bebés. Uno de los experimentos consistió en mostrarles una escena con marionetas, donde un elefante gris que vestía una camisa amarilla,…
ayudaba a un pato amarillo a coger un sonajero de una caja de plástico transparente y por otro lado también se les muestra a otro elefante gris con una camisa roja, saltando encima de la caja para impedir que la abrieran. Posteriormente les mostraron otros títeres que entregaban o quitaban pelotas a las marionetas “malas” y “buenas”.

Cuando se les pidió a los bebés que escogieran a sus personajes favoritos, la mayoría eligió a aquellos personajes que castigaban a los “malos”. Para disipar las dudas sobre si existía una preferencia sobre alguna marioneta (pato o elefante), se procedió a cambiar los roles, las marionetas buenas ahora tendrían que desempeñar el papel de las malas y los resultados fueron los mismos. Tampoco se encontraron diferencias entre sexos.

Poseemos una capacidad, posiblemente, innata de selección natural para detectar las conductas antisociales que nos ponen en peligro y desear que estas no queden impunes

Se manejaron varias posibilidades que pudiesen influir en los resultados, según Hamlin los bebés podrían pensar que castigar a los “malos” merece la pena o tal vez piensen que aquellos que estén de acuerdo en que alguien es malo, es un aliado.

Si bien en la sociedad “ayudar” es una conducta que aceptamos con naturalidad, existen situaciones donde los adultos aprueban a aquellas que castigan, por lo que este hallazgo desde edades tempranas es sorprendente y sugiere que al menos desde los 8 meses poseemos una capacidad, posiblemente, innata de selección natural para detectar las conductas antisociales que nos ponen en peligro y desear que estas no queden impunes.

Este descubrimiento contribuye a dar respuesta a unas de las incógnitas que han intrigado a muchos psicólogos durante décadas, ¿cómo las personas sobreviven como criaturas intensamente sociales, si la sociabilidad les hace vulnerable a ser engañados o explotados?

Anuncios

Acerca de asociacioninteligenciayvida

Ayuda e información a personas de cualquier edad con alta capacidad intelectual, sin olvidar el resto de las inteligencias, las múltiples de que se compone el intelecto humano y especialmente la emocional.

Publicado el diciembre 6, 2011 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: