¿Qué es el TDA-H (Trastorno por Déficit de Atención con hiperactividad)?

  El Déficit de Atención con Hiperactividad, comúnmente llamado “hiperactividad” es, según expone la FEAA DHA, un trastorno biológico, de origen neurológico, provocado por un desequilibrio existente entre dos neurotransmisores cerebrales: la noradrenalina y la dopamina.

El TDAH es un trastorno que afecta al sistema nervioso central y que se manifiesta mediante el aumento de la actividad, la impulsividad y la falta de atención.

Podemos describir a los niños afectados como: “siempre están en movimiento, son incapaces de estar sentados mucho tiempo, son olvidadizos, despistados, inquietos, se distraen con mucha facilidad y con frecuencia pierden el interés por lo que están haciendo en muy poco tiempo”.

 El TDAH puede provocar en el niño las siguientes alteraciones:

Inatención:

Tiene una gran dificultad o incapacidad para prestar atención y concentrarse.

Tiene dificultades para mantener la atención y concentración en tareas que requieren esfuerzo..

Parece que no escucha.

No sigue instrucciones.

No termina actividades.

Tiene dificultades para organizar tareas.

Tiene dificultades para retener datos y órdenes.

Extravía objetos.

Evita el esfuerzo mental.

Se distrae fácilmente.

Tiene descuidados en actividades diarias y actividades académicas.

Hiperactividad:

Presenta un mayor nivel de actividad del habitual para su edad.

Se remueve en su asiento.

Abandona su asiento.

Corre, salta en situaciones inapropiadas.

Tiene dificultades para dedicarse a actividades tranquilas.

Siempre está en movimiento.

Tiene necesidad de cambiar de actividad continuamente.

Habla en exceso.

Es propenso a sufrir accidentes.

Tiene dificultades en la coordinación motora.

Impulsividad:

Tiene dificultad para controlar sus conductas, emociones y pensamientos.

Actúa antes de pensar.

Se precipita en sus respuestas.

Tiene dificultades para guardar turnos.

Interrumpe actividades o conversaciones.

Tiene dificultades para medir las consecuencias de sus actos.

Estos síntomas no siempre están presentes conjuntamente – existen distintos subtipos de TDAH – y se manifiestan en al menos dos ambientes de la vida del niño (casa, colegio, etc.).

Los niños son más propensos a sufrir TDAH que las niñas en una proporción de cuatro a uno y afecta entre un 3-7% de la población infanto-juvenil.

Aunque los primeros síntomas pueden aparecer antes de los siete años, se diagnostica, generalmente, en los primeros años de la enseñanza primaria, pudiéndose prolongar durante la adolescencia y en la vida adulta, aunque en estas edades los síntomas suelen atenuarse.

El Déficit de Atención con o sin Hiperactividad, si no se detecta de manera temprana, favorece muy frecuentemente la aparición de otros problemas, como pueden ser:

– retraso en habilidades y hábitos de autonomía personal

– retraso en aprendizajes básicos: lectura, escritura, cálculo,…

– retrasos curriculares: matemáticas, lenguaje, …

– problemas en las relaciones sociales

– deterioro de la seguridad en sí mismo, en la autoestima

– ansiedad, estrés, depresión…

La intervención del Trastorno por déficit de Atención con Hiperactividad debería contemplar dos líneas de tratamiento, ya que son las que han demostrado mayor efectividad:

Por un lado la intervención farmacológica, ya que las investigaciones realizadas sobre el trastorno confirman que la utilización de fármacos estimulantes favorece que los niños hiperactivos mantengan mejor la atención y reduzcan la hiperactividad motriz.

Los fármacos no eliminan el Déficit de Atención con Hiperactividad, pero reducen sus manifestaciones y facilitan la adaptación social y escolar del niño, así como sus progresos académicos y su desarrollo cognitivo. Es justamente esta idea de utilizar medicación para mitigar los efectos del TDA-H la que genera más controversias por sus posibles efectos secundarios y las dudas acerca de que pueda generar adicción…

Por otro lado, la intervención cognitivo- conductual, cuyo objetivo será facilitar que el niño/a desarrolle una total autonomía desde el punto de vista físico, cognitivo y emocional.

Las principales áreas a trabajar serían:

Mejora de la Capacidad de Atención Sostenida.

Fomentar el estímulo de conductas autónomas, responsables y de autocuidado.

Fomentar el desarrollo de una autoestima positiva. (Con frecuencia son niños poco comprendidos y criticados)

Aprendizaje de métodos de relajación, para favorecer el autocontrol y rebajar los niveles de ansiedad.

Fomentar la práctica de deporte, para canalizar energías.

Desarrollo de habilidades sociales y Entrenamiento en solución de problemas interpersonales.

Orientación y/ o Intervención en los sistemas familiar y escolar, para guiar, pautar, aconsejar acerca del trastorno, y la mejor manera de convivir con él.

A modo de conclusión, es importante señalar que El TDAH afecta a niños y adolescentes en todos los aspectos de sus vidas: en la convivencia familiar, en la escuela y con los compañeros. Entender la complejidad del trastorno supone dar un paso importante en el camino de su recuperación y de su proyección en el futuro.

Susana Peñagaricano Hoeks

Psicologa

Directora de ISEP Clinic Donostia

Publicado por la revista Bienestar nº 5 abril 2009.

Anuncios

Acerca de asociacioninteligenciayvida

Ayuda e información a personas de cualquier edad con alta capacidad intelectual, sin olvidar el resto de las inteligencias, las múltiples de que se compone el intelecto humano y especialmente la emocional.

Publicado el mayo 17, 2012 en TDAH y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: