TDAH: Implicaciones del diagnóstico

El TDAH está arrasando en la sociedad occidental, en nuestra sociedad. Muchos niños son diagnosticados de hiperactividad, impulsividad y/o falta de atención, todo reunido bajo las siglas TDAH. Además, ahora hay también un tipo nuevo, el SCT o tempo cognitivo lento, con lo que la “red de arrastre” que se utiliza para definir este diagnóstico se hace cada vez más difícil de sortear.

Pero ¿de qué hablamos al decir “TDAH”? Estas cuatro letras son las siglas de un trastorno que se definió por primera vez en 1980 de manos de la asociación americana de psiquiatras (APA) en su manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, tercera edición (DSM-III), cuyo nombre completo es trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Las conductas que quedan reunidas bajo esta denominación pueden ser de tres tipos: las que tienen que ver con una actividad que se considera excesiva o inapropiada (hiperactividad), las que tienen que ver con la distracción, los descuidos, la falta de concentración, de planificación, de esfuerzo mental sostenido (déficit de atención) y las que tienen que ver con la poca capacidad de contención de la conducta, de espera (impulsividad). Todo ello, con aparición antes de los siete años.

Es fácil suponer que con un abanico tan amplio de comportamientos recogidos por la etiqueta TDAH el sobrediagnóstico sea un riesgo con mucha probabilidad de cumplirse. A esta amplitud de comportamientos se une la forma de llegar al diagnóstico. Basado en cuestionarios de conducta dirigidos a los adultos que conviven con el niño, implica un factor subjetivo que ayuda a que el número de casos diagnosticados o mal diagnosticados sea aún mayor, y más teniendo en cuenta que las conductas de impulsividad, distracción e hiperactividad deben estar presentes, según los criterios del DSM, antes de una edad en la que es habitual que los niños aún no hayan alcanzado el nivel de maduración y aprendizaje necesarios para un control de la conducta que esté a la altura de las expectativas de los adultos.

De todas formas, el principal problema que tiene este diagnóstico es su supuesto origen biológico y las implicaciones que de él se derivan. Por un lado, el tratamiento farmacológico y los perjuicios que éste causa en un sistema nervioso central que además está en desarrollo y, por otro, la idea de que es un trastorno que dura toda la vida, que no se puede curar y que se puede transmitir, con las limitaciones que este concepto de sí mismo produce en la persona y en sus expectativas. Y este es el principal problema porque, a pesar de estos graves inconvenientes, resulta que el origen biológico del TDAH no está probado, ni está probado que su determinación sea genética, ni hay una forma clara de diagnóstico. ¿Entonces?

Entonces, como sostienen muchos autores e investigadores, el TDAH debe considerarse un trastorno psicológico, un síntoma que debe atenderse y analizarse para averiguar qué problemas guarda detrás, para saber qué motivos causan las conductas problemáticas y ayudar a la persona a superarlos. Entonces… no tiene porqué ser un problema para toda la vida ni algo que lo define a uno, sino algo que se supera.

Cristina García
Psicóloga

Anuncios

Publicado el diciembre 16, 2013 en Neurociéncias, TDAH, Uncategorized y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Hola Cristina. He leído tu artículo. Comentarte que hay novedades muy importantes sobre el diagnóstico del tdah. Acaban de confirmar una prueba genética efectiva.De hecho mi hijo ya la tiene pasada. Obviamente positivo, 4 genes afectados implicados. Compatibilidad con la medicación de un 90%. Te sugiero que actualices tus conocimientos al respecto. Los padres sufrimos muchísimos leyendo como se opina frivolamente de este trastorno, se le dice etiqueta, sobrediagnosticado, moda…hasta epidemia.. si claro… una reflexión… el cancer tambien debe de ser una invención de nuestro siglo, una moda, sobrediagnosticado totalmente para enriquecer a las farmaceuticas.. no?… a no calla, que le cancer si que se ve que te acabas muriendo…. existe… hace 100 años no se conocía nada de eso. Pues con el tdah igual hace 100 no se conocían estos trastornos… de hecho todos eran igual ESTA LOCO, ESTA DESEQUILIBRADO, ES RARITO, ese niño es UN GAMBERRO, NO SIRVE PARA ESTUDIAR. Comentarte que soy madre de un niño tdah con un cociente que supera con mucho el 150. Y de nada le hubiera servido si no estuviera adaptado y tratado por un equipo de profesional multidisciplinar en un hospital. Gracias a ellos nuestras vidas han cambiado. Te aseguro que los padres más que nadie sabemos que el tdah existe.. y nos merecemos UN RESPETO, UN RECONOCIMIENTO, Y ADEMAS que dejes de ningunear a los profesionales que lo diagnostican. Ya es una petición. Un respeto para todos los afectados, y sobre todo que respeteis las evidencias científicas. Yo siempre recomiendo terapia congnitiva conductual, conjuntamente con una medicación si la recomiendan los expertos… por que creo en el enfoque mutlidisciplinar, por que funciona, por que yo lo he experimentado y creo que como tal merecemos un respeto.

    • Hola. Conozco el estudio del que hablas y no es ninguna prueba definitiva.
      Me doy cuenta de que sufres, me hago cargo, pero eso no cambia que las cosas son como son, y yo no he escrito nada que no sea cierto.
      Si alguna vez sientes la inquietud de pedir otra opinión profesional con un enfoque diferente, puedo ayudarte.
      De momento, comentarte a modo de reflexión que si las cosas fueran tan claras y sencillas como pretendes no habría la polémica que hay.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: