Archivo de la categoría: Adultos

Las dificultades de la superdotación

Como principal dificultad, la superdotación se enfrenta al hecho de que es un fenómeno poco o nada conocido, incluso entre los profesionales de la psicología, de la medicina, y hasta de la educación. Este desconocimiento, además de fomentar el mantenimiento de creencias populares equivocadas, provoca errores de apreciación, tanto en la identificación de las altas capacidades como en la asociación incorrecta de diversas patologías a las características habituales y normales dentro de este colectivo.

Las personas con sobredotación no son, evidentemente, todas iguales, de la misma manera que todos somos diferentes, pero hay una serie de comportamientos que es habitual encontrar entre la población superdotada que no suelen darse entre la población general. Como son comportamientos no habituales para la mayoría de las personas, pueden parecer anormales o patológicos y llevar a valoraciones equivocadas cuando, en realidad, dentro del colectivo con altas capacidades no son ni patológicos ni anormales. Para evitar errores diagnósticos y tratamientos inapropiados es importante identificar a estas personas, conocer las características y comportamientos que se pueden considerar normales dentro de la sobredotación y tener presente que la condición de sobredotación es una variable que juega un papel muy importante durante toda la intervención, incluido el tratamiento si éste es necesario, por lo que su influencia en el proceso no se debería nunca obviar.

Sólo a modo de muestra, a continuación se exponen en una tabla algunas de las características que se pueden dar en esta población y las dificultades que se pueden asociar a ellas, aunque es muy importante entender que estas dificultades no surgen de la sobredotación en sí misma, sino de su interacción con el entorno: La sobredotación no es un problema, sino una característica diferenciadora a la que el entorno debería adaptarse, adaptación especialmente decisiva durante las etapas de la infancia y la adolescencia, fundamentales en la construcción y desarrollo del ser humano.

Características frecuentes: Posibles dificultades:
  • alta sensibilidad, física y emocional
  • alto nivel de energía
  • gran necesidad de estimulación
  • gran curiosidad
  • intensidad emocional
  • intereses inusuales
  • originalidad, creatividad, productividad
  • gran imaginación
  • necesidad de entender
  • gran capacidad de aprendizaje
  • memoria excepcional
  • gran capacidad de concentración
  • iniciativa, independencia
  • capacidad de liderazgo

  • niveles de actividad excesivos o poco adaptativos
  • sensibilidad física excesiva
  • susceptibilidad excesiva
  • humor exagerado, con cambios frecuentes
  • preocupaciones, ansiedad
  • miedos
  • facilidad para distraerse en clase
  • problemas con la autoridad
  • bajo rendimiento escolar
  • problemas de relación
  • poca adaptabilidad
  • impaciencia
  • indecisión
  • perfeccionismo
  • obstinación, rigidez excesiva
  • aislamiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entonces, ¿qué hacer cuando hay sospechas de sobredotación? Lo recomendable es pedir la ayuda y la orientación necesarias, en una asociación y un profesional especializado si es el caso, para poder hacer de la sobredotación lo que realmente es: un don.

Cristina García

Psicóloga sanitaria, COPC nº 20.586
Especializada en altas capacidades
Colaboradora en Asociación Inteligencia y Vida

Anuncios

¿Por qué es importante detectar y ayudar a las personas de alta capacidad?

Hay muchos prejuicios sobre las personas de alta capacidad que resultan negativos, pero hay uno que destaca y es la idea de que bastante suerte tienen ya como para, encima, necesitar ayuda. Pero eso no es así. Y se puede refutar, por ejemplo, con la existencia de investigaciones que informan de que los alumnos con alta capacidad fracasan en la enseñanza obligatoria bastante más que el alumno medio, llegando incluso a un porcentaje de fracaso escolar del 50%, es decir, uno de cada dos fracasa, no termina los estudios. Esto significa, sin duda, que necesitan ayuda, y cualquier otra actitud al respecto es negar la evidencia. Lee el resto de esta entrada

Superdotación en adultos

¿Cuántas veces hemos leído sobre el tema superdotación? Supongo que infinidad de ellas y, casi sin excepción, con las mismas palabras, de forma reiterativa, los mismos argumentos, las mismas características y, sobre todo, con un factor común: la infancia. Hay niños superdotados en el amplio sentido de la palabra, no seamos cortos de miras, pero éstos, que en su mayoría pasan desapercibidos, un día se convierten en adultos y pagan por ese trayecto inadvertido. Despreciar la capacidad de un niño es inaceptable, olvidar la de un adulto es despreciable. Viene bien utilizar la sabiduría del refranero: “de aquellos barros vienen estos lodos”. Por supuesto hay que solucionar el problema evitando un trascurso por la niñez en que las emociones, la creatividad, la inteligencia en general, tengan que estar protegidas por botas de pocero, pero ¿qué ocurre con las muchas generaciones que chapotean cubiertas por el barrizal? Sencillamente no se sabe. Al parecer a nadie le importa que los divanes de los terapeutas rebosen de ellos. No es algo ni que se estudie ni que merezca atención. Lee el resto de esta entrada