Archivo de la categoría: TDAH

Desintegración positiva y sobre-excitabilidades: superdotación y conflicto

La intensidad, la concentración, la persistencia… son características que desde siempre se han reconocido como signos de una inteligencia superior. Los estudios actuales también indican que los niños y los adultos con alta inteligencia presentan tendencia a mostrar una intensidad innata en su forma de ser que se refleja en elevadas respuestas a los estímulos.

Esta gran intensidad y sensibilidad en el comportamiento de las personas superdotadas ha encontrado una explicación teórica en las sobre-excitabilidades desarrolladas por Kasimiez Dabrowski (1902-1980) en su teoría de la desintegración positiva.

Lee el resto de esta entrada

TDAH: Implicaciones del diagnóstico

El TDAH está arrasando en la sociedad occidental, en nuestra sociedad. Muchos niños son diagnosticados de hiperactividad, impulsividad y/o falta de atención, todo reunido bajo las siglas TDAH. Además, ahora hay también un tipo nuevo, el SCT o tempo cognitivo lento, con lo que la “red de arrastre” que se utiliza para definir este diagnóstico se hace cada vez más difícil de sortear.

Pero ¿de qué hablamos al decir “TDAH”? Lee el resto de esta entrada

Superdotación y excepcionalidad emocional: Más allá del diagnóstico

Distinguir entre diferencia y trastorno: “Cuando la excepcionalidad de tu hijo es emocional: Más allá del diagnóstico psiquiátrico”. Enlace al artículo: 2e_emocional_pdf

¿Qué es el TDA-H (Trastorno por Déficit de Atención con hiperactividad)?

  El Déficit de Atención con Hiperactividad, comúnmente llamado “hiperactividad” es, según expone la FEAA DHA, un trastorno biológico, de origen neurológico, provocado por un desequilibrio existente entre dos neurotransmisores cerebrales: la noradrenalina y la dopamina.

El TDAH es un trastorno que afecta al sistema nervioso central y que se manifiesta mediante el aumento de la actividad, la impulsividad y la falta de atención.

Podemos describir a los niños afectados como: “siempre están en movimiento, son incapaces de estar sentados mucho tiempo, son olvidadizos, despistados, inquietos, se distraen con mucha facilidad y con frecuencia pierden el interés por lo que están haciendo en muy poco tiempo”.

 El TDAH puede provocar en el niño las siguientes alteraciones: Lee el resto de esta entrada