Archivo del sitio

¿Por qué es importante detectar y ayudar a las personas de alta capacidad?

Hay muchos prejuicios sobre las personas de alta capacidad que resultan negativos, pero hay uno que destaca y es la idea de que bastante suerte tienen ya como para, encima, necesitar ayuda. Pero eso no es así. Y se puede refutar, por ejemplo, con la existencia de investigaciones que informan de que los alumnos con alta capacidad fracasan en la enseñanza obligatoria bastante más que el alumno medio, llegando incluso a un porcentaje de fracaso escolar del 50%, es decir, uno de cada dos fracasa, no termina los estudios. Esto significa, sin duda, que necesitan ayuda, y cualquier otra actitud al respecto es negar la evidencia. Lee el resto de esta entrada

Superdotación en adultos

¿Cuántas veces hemos leído sobre el tema superdotación? Supongo que infinidad de ellas y, casi sin excepción, con las mismas palabras, de forma reiterativa, los mismos argumentos, las mismas características y, sobre todo, con un factor común: la infancia. Hay niños superdotados en el amplio sentido de la palabra, no seamos cortos de miras, pero éstos, que en su mayoría pasan desapercibidos, un día se convierten en adultos y pagan por ese trayecto inadvertido. Despreciar la capacidad de un niño es inaceptable, olvidar la de un adulto es despreciable. Viene bien utilizar la sabiduría del refranero: “de aquellos barros vienen estos lodos”. Por supuesto hay que solucionar el problema evitando un trascurso por la niñez en que las emociones, la creatividad, la inteligencia en general, tengan que estar protegidas por botas de pocero, pero ¿qué ocurre con las muchas generaciones que chapotean cubiertas por el barrizal? Sencillamente no se sabe. Al parecer a nadie le importa que los divanes de los terapeutas rebosen de ellos. No es algo ni que se estudie ni que merezca atención. Lee el resto de esta entrada

Vejez mental ¿Deterioro inevitable?

En primer lugar tendrían que ponerse de acuerdo los expertos para saber realmente qué es la vejez y cuándo se puede considerar que los continuos deterioros del organismo humano traspasan la barrera de la madurez a la senilidad. Opiniones hay muchas y, no obstante, nadie parece indicar en qué punto de la curva descendente se produce la inflexión que da paso a esa parte de la vida en que los procesos destructivos se aceleran, máxime cuando esa curva aumenta su declive de forma progresiva. Si nos fijamos, en lo que se refiere a la mente, se podría indicar que el punto álgido, entre los 25 a 30 años, entra en un periodo de retroceso lento para irse acentuando con mayor velocidad en cuanto la edad cronológica asciende.

Lógicamente no es un hecho aislado, nuestro organismo se sumerge en un proceso parejo. En definitiva es éste, parcialmente, el que altera nuestro cerebro. Si las neuronas, consideradas aisladamente como células, tal vez no progresan en su envejecimiento al mismo ritmo que otro tipo de ellas, sí lo hacen elementos vitales para su funcionamiento, principalmente el riego sanguíneo y las células gliales o neuroglías. El deterioro de éstas influye de manera directa en las funciones neuronales por la relación que mantienen. Especialmente aquellas cuyos axones no están mielenizados – principalmente lo están cuando son largos, como los que se dirigen hacia los órganos extra cerebrales – se encuentran envueltas por las gliales (“glía” procede de “unión”) por lo que, principalmente, forman la estructura del cerebro, con funciones muy diversas relacionados con los distintos tipos de neuroglías existentes. Lee el resto de esta entrada

El envejecimiento mental.

Momento de inicio del deterioro cognitivo:

El continuo aumento de la esperanza de vida implica cambios fundamentales en la estructura de la población y un aumento exponencial en el número de personas ancianas.

Estos cambios tienden a tener una profunda influencia en la vida de los individuos y la sociedad en general. La perdida de estado cognitivo es quizá la condición más incapacitante en la vejez. Existe una proporción inversa entre la edad y el rendimiento cognitivo, pero la edad media en que el deterioro cognitivo se hace evidente sigue siendo objeto de debate.

Tras un reciente estudio se llegó a la conclusión de que había poca evidencia de declive cognitivo antes de la edad de 60. Este punto de vista, sin embargo, no es universalmente aceptado.

Lee el resto de esta entrada