Archivo del sitio

Vejez mental ¿Deterioro inevitable?

En primer lugar tendrían que ponerse de acuerdo los expertos para saber realmente qué es la vejez y cuándo se puede considerar que los continuos deterioros del organismo humano traspasan la barrera de la madurez a la senilidad. Opiniones hay muchas y, no obstante, nadie parece indicar en qué punto de la curva descendente se produce la inflexión que da paso a esa parte de la vida en que los procesos destructivos se aceleran, máxime cuando esa curva aumenta su declive de forma progresiva. Si nos fijamos, en lo que se refiere a la mente, se podría indicar que el punto álgido, entre los 25 a 30 años, entra en un periodo de retroceso lento para irse acentuando con mayor velocidad en cuanto la edad cronológica asciende.

Lógicamente no es un hecho aislado, nuestro organismo se sumerge en un proceso parejo. En definitiva es éste, parcialmente, el que altera nuestro cerebro. Si las neuronas, consideradas aisladamente como células, tal vez no progresan en su envejecimiento al mismo ritmo que otro tipo de ellas, sí lo hacen elementos vitales para su funcionamiento, principalmente el riego sanguíneo y las células gliales o neuroglías. El deterioro de éstas influye de manera directa en las funciones neuronales por la relación que mantienen. Especialmente aquellas cuyos axones no están mielenizados – principalmente lo están cuando son largos, como los que se dirigen hacia los órganos extra cerebrales – se encuentran envueltas por las gliales (“glía” procede de “unión”) por lo que, principalmente, forman la estructura del cerebro, con funciones muy diversas relacionados con los distintos tipos de neuroglías existentes. Lee el resto de esta entrada

Anuncios